domingo, 13 de noviembre de 2011

Viejos tiempos

Como dice el título de la entrada, he decidido recordar viejos tiempos, ya que en la actual temporada, pocas son las escenas que comparten Gonzalo y Margarita. La cita que he usado para esta imagen es de Benjamin Jonson. Espero que os guste.

6 comentarios:

  1. ¿Pero cómo no nos va a gustar chiquilla? oioiooioiii Además de poeta.. eres una peazo artista... Gracias slayer y sobre todo por recordarnos ese momento tan intenso..

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS!
    Sí, ¿poeta yo? Ya me gustaría Astrako, pero no... las rimas no son lo mío, lo he intentado alguna vez, pero son eso, intentos. Me alegro de que os haya gustado la imagen, a ver si nos reglana alguna imagen similar en la serie.
    Un beso a las dos!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por hacer obras de arte con esta pareja porque si no nunca los veríamos, pasan por la misma escena sin ningún sentido, si se miran no se hablan, si se hablan es algo intrascendente, están en distinta onda.
    Respecto a la cita: estos dos han tenido tiempo y tiempo de conocer su fuerza porque adversidad no les ha faltado a ninguno.

    Muy bonita y la imagen de las mejores que han tenido de trama juntos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que me sorprende lo poquísimo que aparece Inma en pantalla, no sé si será porque ella combina la serie con otros proyectos (y me alegro), pero... yo que ayer me esperaba un capítulo donde Margarita demostrara de nuevo su coraje y resulta que en menos de un minuto rematan la trama de la indígena, todo para que la pobre muchacha tuviese un final tan triste.
    Me alegro de que te guste la imagen, Tere. Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Te admiro, de alguna forma es por ese motivo por el que te quiero. O quizás al revés, esa admiración va ligada al amor que desde niños por ti siento. Me gustaría saber quién es el hacedor de palabras, quien decide que los latidos de mi corazón son presa de este amor. ¿Quién decide, quién define? precisar mis emociones, si yo solo sé que se me acelera el pulso en tu presencia, cada segundo que permaneces cerca de mí.

    Cómo duele no poder decirte que te amo desde siempre, tu amor ha viajado conmigo desde el pasado hasta el presente, y sé que aun en brazos de otro, en ese futuro, seguirá ahí inamovible, como el tiempo.

    Fue la distancia un espejismo que me hizo olvidar que me hallaba en el desierto, es simplemente amor puro, como el agua. Cuando otros rezaban a Dios, eras tú quien acudía a mi mente, quien me liberaba de angustias en aquellas prisiones lejanas. Lleno de promesas conseguí sobrevivir; promesas que no pudieron cumplirse, porque ya no estabas a mi regreso.

    Sólo puedo garabatear te quiero, sin poder decírtelo, porque presa esa palabra en mis labios, mantiene a salvo tu felicidad.

    Tu amor es un premio que desconozco si valgo, mientras me deba a mi conciencia.

    Te quiero

    Gonzalo

    ResponderEliminar