domingo, 18 de septiembre de 2011

Entrevista a Miryam Gallego

Miryam Gallego nos habla del giro de su personaje Lucrecia, que vive momentos muy oscuros ahora que no tiene al comisario a su merced, y de su papel en La voz dormida, película basada en la novela de Dulce Chacón (madre del marido de la actriz), donde comparte cartel con su compañera de Águila Roja, Inma Cuesta. Fuente: Faro de Vigo

5 comentarios:

  1. ¡Cuánto tiempo sin pasarme por tu blog! tengo cosas pendientes que veré en algún momento. Ahora me ha hecho gracia lo de "embarazada como una cebolla" que dice Miryam jajaja haber como rueda en Aguila Roja ¿la embarazaran?
    ¡Gracias Slayer, un beso gordo!

    ResponderEliminar
  2. Hola, aunque no sé quien eres!
    Imagino que sí, porque en otras series hacen planos cortos, pero en Águila Roja eso no tendría sentido, a la marquesa hay que verla entera, sus ropa, su porte, su modo de andar... lo que me pregunto es quien pondrán como padre, espero que sea Hernán.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. La entrevista estaba siendo muy interesante (excepto la pregunta de la peluquería, que no sé cuántas veces se la han dicho a la pobre Miryam, es como la de la dieta de David Janer), pero el embarazo me ha descolocado. Tiene que ser una trama interesantísima si lo acaban metiendo en la serie (recordemos lo que hizo Lucrecia cuando creyó que estaba embarazada en el capítulo de la viruela).
    A ver qué pasa esta noche con Lucrecia y los demás... Un abrazo, Slayer. =)

    ResponderEliminar
  4. Slayer, la anónima era yo ¡fíjate la de tiempo que hacía que no pasaba por tu blog, que hasta se me olvidó firmalo!
    Perdón, perdón.
    Cibeles

    ResponderEliminar
  5. Hola Ailec, pues no lo había pensado, seguro que el ambarazo es un dramón y la hace caer en desgracia; menos mal que un príncipe de las Españas bebe los vientos por ella y algún día terminarán juntos, je je je.
    Hola Cibe... ¿quién será esta desconocida tan majetona? pensaba yo, ¡¡Pues cibe, quien va a ser!! nada guapa, a ti se te perdona todo.
    Un besazo a las dos.

    ResponderEliminar