domingo, 7 de noviembre de 2010

Y el tiempo se paró - Capítulo V

Capítulo V

Cuando al día siguiente fuimos a casa de Nuria, pudimos notar el cambio que aquella pequeña biblioteca donde nos reunimos había sufrido: Había libros y recortes de artículos desperdigados por la mesa y un portátil en el centro. Nuria llevaba el pelo recogido de cualquier manera con una pinza y tenía unas marcadas ojeras que me llevaron a pensar que se había pasado toda la noche recavando información.

Hemos traído el diario.− Murmuró Diana tímidamente, mientras observaba el desorden que reinaba en la que ayer era una sala perfectamente organizada.

Se lo tendió a Nuria y ella lo cogió con cuidado, casi con ternura.

Necesitaré quedármelo más tiempo, he llamado a un amigo para que lo autentifique.− Dijo sin quitar la vista del diario.

Vale… ¿oye de verdad esto es tan importante?− Pregunté. No lograba entender por qué esa mujer le daba tanta importancia a un crimen ocurrido hace más de cien años; Una cosa es que a mi hermana y a mí aquello nos pareciera el acontecimiento de nuestras vidas, y lo era sin duda, aunque no llegábamos a imaginar hasta qué punto estábamos en lo cierto; pero que una periodista lo considerara tan interesante como para pasarse la noche investigando, me descolocaba por completo.

Bueno… ¿conocéis el crimen de los Marqueses de Urquijo? Pues esto tuvo un impacto parecido, aunque en vez de tener alcance nacional, su relevancia se limita a la región, pero el caso es que es algo importante… seguramente lo más importante que ha caído en mis manos hasta ahora.

Ahí empecé a entenderlo todo, para ella no sólo suponía un empujón a su carrera sino además la posibilidad de escribir un artículo de cierta trascendencia para la región. Por entonces yo seguía emocionada ante la idea de colaborar en un artículo y recuerdo que los días posteriores a la cita con Nuria, estuve tentada de llamar a la tía Ana, aunque al final lo dejé.

Cuando papá y mamá se enteraron de la oscura historia de la casa se enfadaron con el antiguo propietario, aunque él no tenía deber de informarles de esas cosas y al final decidieron ignorar el asunto, supongo que para no asustarnos a mi hermana y a mí, aunque de vez en cuando se colaba en nuestras conversaciones.

Da escalofríos sólo de imaginarlo.− Dijo mi madre mientras desayunábamos.

Y el tipo este (desde que se enteraron de lo de los crímenes el antiguo propietario de la mansión había pasado a llamarse “el tipo este”) debió contarnos lo que había sucedido aquí, me da igual si no es obligatorio.− Dijo mi padre antes de asestarle un bocado a una tostada con mermelada.

Eso que nosotros no creemos en cosas raras, pero imagínate que alguien muy aprensivo hubiese venido a vivir aquí; A las dos semanas se coge cita con el psicólogo, tú me dirás…− Soltó mi madre.

Mi hermana y yo presenciábamos mudas aquellas raras conversaciones en las que se tocaba el tema. Puede que no tuviéramos nada que aportar, aunque lo más probable fuera que a nosotras no nos importaba el hecho de que nadie nos hubiera informado del asunto, porque así habíamos podido descubrirlo por nuestra cuenta.

Pasamos una semana bastante aburrida, sin saber muy bien qué hacer. Nuria no nos había vuelto a llamar y yo imaginé que estaría escribiendo el artículo y no quería que dos crías estuviesen rondando por su casa, así que Diana tuvo la feliz idea de bajar de nuevo por el pasadizo. Y entonces supimos que alguien más, aparte de Nuria, quería que se descubriera la verdad.

___________________________________

Lamento muchísimo la tardanza, de verdad que ahora mismo no doy más de sí. En fin, espero que os guste.

7 comentarios:

  1. interesante y quien mas quiere que se descubra O.O algun familiar??
    esto se pone interesante :P
    gracias slayer:) genial este capitulo :)
    un beso
    Marysol :)

    ResponderEliminar
  2. Ahora entra en juego un componente del pasado, es oscuro y poco previsible, muy inestable. No puedo decir nada más.
    Un besooooo!

    ResponderEliminar
  3. Intrigada estoy! a ver qué artículo escribe, y cual es el secreto.
    Gracias, Slayer!

    ResponderEliminar
  4. Gracias María, a ver si mañana por la tarde leo tu capi... que la mañana la tengo completita.
    No puedo decir mucho sobre quien más está interesado en que la verdad se sepa, desvelaría demasiado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Ay Slayer ¡desvela mujer desvela! jeje. Es que tienes el don de dejarlo en lo más interesante y encima avisas que entra otro personaje oscuro e inestable ¡cómo se está poniendo esto!
    Me gusta mucho tu historia. Es empezar a leer y me meto de nuevo en la vida de estas niñas y esa casa con tanto misterio, pero no quiero que te agobies Slayer, cuando puedas y quieras pones otro trocito que tus incondicionables lectoras podemos esperar.
    Muchas gracias y un beso grande para tí.
    Cibeles

    ResponderEliminar
  6. Gracias por leerlo, Cibe.
    me alego que os enganche, aunque lamento no tener más tiempo ara poder fijarme una rutina...
    La verdad es que no puedo adelantar mucho más, aunque sabiendo el género de la jistoria, podéis averiguar quien es esa persona. No digo más que ya he dicho demasiado.
    Un besoooo!

    ResponderEliminar
  7. ¡Ahora si que me has dejado con la mosca detrás de la oreja!

    Cibeles

    ResponderEliminar