martes, 24 de agosto de 2010

Y el tiempo se paró - Capítulo I

Voy a publicar un nuevo relato, de título: Y el tiempo se paró, esta vez de temática radicalmente distinta al anterior. Es de corte gótico y llevo varios años escribiéndolo, reescribiéndolo, dejándole, retomándole... vamos que nos traemos una relación un pelín tormentosa.
El relato no hace referencia a ninguna persona, lugar o acontecimiento real, si los nombres coinciden con alguna persona real, no es mi intención. Al contrario que Cuando quemaba el aire, este relato es enteramente mío y no toma personajes de ningún otro sitio que no sea mi mente enferma, je je je.
Espero que esta nueva apuesta os guste:

Capítulo I

Me llamo Amaia Medina, tengo catorce años y estoy atrapada.

Es difícil saber cómo empezó todo, especialmente para una persona como yo. Siempre fui la sensata, la prudente, la que meditaba durante días antes de tomar cualquier decisión… por eso aún hoy me sigo preguntando cómo pudo acabar todo así; Mi hermana Diana es todo lo contrario, siempre anda metida en algún lío, es valiente, impulsiva, curiosa… no es que desee que ella esté aquí en mi lugar, la quiero demasiado como para pensar en algo así, pero es extraño y a la vez aterrador ver que toda mi cautela no sirvió de nada, como si nunca hubiera tenido mi destino en mis manos.

Supongo que todo empezó el día que ascendieron a mi madre, por fin íbamos a poder comprarnos una casa más grande y entonces fueron a una inmobiliaria y se enamoraron de aquella vieja casona…

No está tan lejos, en diez minutos estamos en la ciudad. Además el campo es más tranquilo.− Nos explicó papá, mientras mi hermana y yo desayunábamos.

Cuando terminamos el curso, nos mudamos. Yo estaba nerviosa porque no sabía como iba a encajar en ese nuevo ambiente, mi hermana, en cambio, estaba encantada, le gustan los cambios… ya he dicho que es más valiente que yo. A pesar de mis temores, no pude evitar asombrarme al ver la casa en la que íbamos a vivir: Enorme, antigua, bordeada por un muro de piedra que la hacía aún más espectacular y con un toque tenebroso que me obligó a tragar saliva antes de poder cruzar en umbral.

¡Qué pasada! Fijo que tiene un pasadizo secreto.− Soltó mi hermana nada más verla desde el coche.

Tal vez aún no os haya mencionado que Diana posee también una imaginación que la hace creer en cualquier cosa por el mero hecho de que “así la vida es más emocionante”.

Sí, claro, y tres fantasmas también ¿no te lo habíamos dicho?− Comenté con sorna. Como era la mayor solía usar la primera persona del plural cuando hablaba con mi hermana, como para incluirme en el estatus de mis padres y dejarla a ella como lo que era: La pequeña de la familia, aunque sólo fuese un año menor que yo.

Mi hermana bufó y en cuanto mi madre aparcó el coche en el jardín, salió del vehículo y se fue corriendo hasta la entrada. Yo la observé un momento desde el coche antes de salir, cuando llegué, ella seguía plantada delante de la puerta, mirando hacia las ventanas superiores.

¿Qué miras?

Mi habitación. Es esa de ahí, la que tiene una ventana que da al árbol.− Murmuró con embeleso.

Buen intento, pero no.− Dijo mi padre mientras se acercaba a nosotras con una maleta en cada mano.

Diana torció el gesto, como hace siempre que algo la contraría, pero no dijo nada. Yo me quedé mirando las ventanas y luego entré.

¿Por qué entré? ¿Habría sido distinto todo si yo sencillamente me hubiese negado a entrar en esa casa? Es posible, pero ya he aprendido a no pensar en lo que pudo haber sido.

15 comentarios:

  1. ¡Ojiplática me has dejado con esta nueva, para mi, faceta tuya Slayer. No solo dominas el arte de la imagen sino que además lo haces con la pluma y por lo poquito que he leído, lo haces muy bien.
    La primera frase de tu historia ya engancha. ¡Genial empiece! porque haces que el lector siga leyendo sin remisión.
    Estoy interesadísa en saber que le pasa a Amaia, por qué se siente atrapada. Desde luego a mi si que me has atrapado tú.
    ¿Y dices que hace años que lo empezaste y que tienes más relatos? ¡y yo solo me meto en tu blog a ver las imagenes que haces!, pero me parece que me tengo de dar una vuelta más en profundidad, no sé cuando, pero ten la seguridad de que lo haré.
    Muchas gracias por ofrecernos esta historia que pinta muy bien.

    Un beso
    Cibeles

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Cibeles, de verdad... Por haberte tomado la molestia de leerlo. Ese tipo de comienzos me gustan mucho porque capturan al lector.
    Lo de Amaia va más allá de sentirse atrapada... lo está, pero has dicho algo importante porque los sentimientos tienen mucho que ver con el hecho de que ella se encuentre atrapada.
    Un beso y de nuevo muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Que sorpresa! El primer capítulo no podía ser más misterioso, dan ganas de saber más sobre Amaia y su familia.
    Gracias por compartirlo!! Me gusta mucho como te expresas, da igual de lo que hables; parece que estes viendo las palabras en imágenes. A partir de ahora ya hay otra cita fija en tu blog :D
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Vaya, gracias, NoA. Teniendo en cuenta que ya aguantaste mi prosa con el anterior relato es todo un halago que vuelvas y te atrevas con más, ja ja ja!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. esto promete, slayer!!! no lo dejes y porfa, comenta en la taberna cuando continúes, que si no, no me entero...
    ya quiero seguir leyendo!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Siguela por favooor! Yo como crítica literaria no valgo, ¡que estudié ciencias!. Pero sé decir cuando leo algo si me gusta o no. Y es curioso, cuando escojo un libro siempre leo la primera hoja, y si me gusta como empieza me lo leo, si no me llama la atención escojo otro. Te lo digo en serio, que si lo que he leido en vez de un framento hubiera sido el comienzo de un libro lo hubiera escogido para leerlo.
    Avisa si lo continuas...me gustaria que lo hicieras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, Sue y Sumendi. prometo avisar en la taberna uando punlique el siguiente. Y seguiré, como os digo el relato ya está escrito, lo que pasa es que lo reescribo para amoldarlo a lo que quiero expresar, antes no estaba escrito en primera persona y perdía fuerza por ello.
    Un beso y muchas gracias, me hace mucha ilusión que os guste!!!!

    ResponderEliminar
  8. slayer yo tambien me he enganchado :D, tengo pendiente de terminar el otro relato :S pero no me pude resistir :P
    gracias por compartir tu relato...
    genial
    besos :)
    Marysol

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Marysol, me hace mucha ilusión que tú lo leas!!
    Ya me dirás qué te parece el otro cuando lo termines.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. yaq estas slayer :P la verdad es que con lo que lei el otro me gusto mucho (y eso que aun no lo termino ) es que eres una gran escritora ;)
    te quiero guapa
    marysol ;)

    ResponderEliminar
  11. :OOOOOOOOO
    slayer!!,que todavía no había entrado a leer tu relato...y menuda entrada!.
    Escribes muy bien, niña, y te digo lo mismo que el resto: desde la primera línea la historia engancha.
    Ains...a ver si no tardas mucho en seguir, que me ha sabido a poco :)
    Un besote!! ;)

    ResponderEliminar
  12. ostris...la neurona, que no va :S :S :S
    me he olvidado de firmar: soy lechu :)

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, Marysol y Lechu!
    Me alegro de que os gsute, esos empieces siempre tienen algo de trampa porque noquean al lector... solemos estar acostumbrados a introducciones suaves y por eso me gustan las frases, en cierto modo, dilapidarias para empezar un relato.
    Un beso y gracias otra vez por leerlo!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. WOW!!!!!
    Los pelos como escarpias se me ha puesto!!! Fantastico!! me ahs atrapado desde el principio, menuda descripcion del ambiente de la casona, se me ha venido a la cabeza la casa de "LOS OTROS", no se por qué--
    ESpero que lo continues!!

    ResponderEliminar
  15. Gracias María!!
    Pues si te digo la verdad es un caserón de ese estilo el que está en mi mente y también en una zona del norte de España, pero para quitarme de líos no digo ningún lugar.
    Un beso!

    ResponderEliminar