martes, 13 de abril de 2010

Capítulo XXXIV


CAPÍTULO XXXIV

“Tengo que hacerlo”. Se repetía una y otra vez. “Deben saber lo que ha ocurrido”. Con estos pensamientos, Andrea metía, con manos temblorosas, una hoja de papel en un sobre de color ocre. Observó la ciudad tras el cristal empañado, mientras se ponía una peluca pelirroja y se protegía el cuello con un pañuelo.

Alicia había salido hacía media hora para decirle a su marido que el grupo no aceptaba su participación. Andrea estaba ansiosa por ver llegar a Alicia y saber cómo había ido el encuentro. Charles y Fisco habían ido a las afueras, para traer a la ciudad el coche que iban a usar, un automóvil que había sido sustraído a la policía y que llevaba años escondido en una fábrica abandonada.

Andrea respiró hondo y se apretó las manos, una contra otra. Cogió la carta y se la guardó en el bolsillo del abrigo. Salió de casa y fue con paso ligero hacia el Asturiano que, con toda seguridad, estaría cerrado.

Mientras caminaba recordó el tiempo que había vivido allí, ese pasado en el que la Plaza de los Frutos era su hogar… parecía otra vida. Aunque muchas cosas habían cambiado, algo permanecía: el gris. Ese gris que, en el 39, tiñó las calles, el aire, las miradas y los gestos, cuando la libertad comenzó a ser una utopía.

Por fin llegó, se paró delante de la puerta roja de el Asturiano, el bar, efectivamente, seguía cerrado. Sacó la carta del bolsillo y la miró entre sus manos, en el sobre únicamente se leía: Manuela Sanabria. Desde luego, no era el mejor modo de decir las cosas, pero era arriesgado hablarlo en persona. Ni siquiera fue capaz de mencionarlo la vez que habló con Marcelino, le faltaron las fuerzas.

Con cuidado, metió la carta por debajo de la puerta. Se levantó y se dio media vuelta, conteniendo las lágrimas al saber en que, en unas horas, sus amigos se enterarían de que Luisa había sido asesinada en el monte.

2 comentarios:

  1. Gracias Slayer!! Cortito pero muy emotivo! Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Joer, qué rápida eres, no hace nada que lo he colgado.
    Me alegra que te guste. Es que era una escena necesaria pero no se podía mezclar con otras tramas, por eso lo he heco así.
    Un beso!

    ResponderEliminar